Errores que cometemos al castigar a nuestros hijos parte I

Los padres sabemos muy bien que si no cumplimos con nuestras obligaciones, por lo general recibimos sanciones pero esto no es motivo para que apliquemos la teoría de que cuando el niño no cumple las reglas definitivamente merece un gran castigo.

El error está en que los adultos fijamos las normas de convivencia, y el niño que es castigado no tiene ni vos ni voto en el establecimiento de esas reglas o medidas rígidas de enseñanza y mucho menos para determinar si ha sido castigado justamente como un adulto.

Otra regla equivocada es la de que cuando hay actos negativos, las consecuencias deben ser negativas, si un niño golpea a otro es obvio que el agredido no querrá jugar más con él, y su madre se enojará, si el niño no está acostumbrado a que se lo castigue constantemente frente al rechazo de sus compañeros y el enojo de su madre, se sentirá castigado por su acción.

Esta manera de castigo no es tan rápida como una sanción, pero si una excelente manera de educar, ya que no importa cuan grande sea el castigo ni lo rápido que sea, sino que el niño entienda cuales son las actitudes buenas con las que debe conducirse en la vida.

Por Gabi

Comentarios

blog comments powered by Disqus