¿Qué son las contracciones Braxton Hicks?

Contracciones preparar el utero

Las contracciones  Braxton Hicks son contracciones esporádicas del útero que empiezan alrededor de las seis semanas de embarazo, aunque no podrás realmente sentirlas tan pronto. Posiblemente no empezarás a notarlas sino hasta algún momento en la mitad del embarazo.

A medida que el embarazo progresa, las contracciones Braxton Hicks, que no son experimentadas por todas las mujeres, se vuelven más comunes, pero hasta el momento de las últimas semanas se volverán poco frecuentes, irregulares y casi sin dolor. Algunas veces esta clase de contracciones son difíciles de distinguir de los signos de un parto prematuro.

Para el momento en que sólo te falten unas pocas semanas para la fechas del parto, estas contracciones se pueden volver más intensas y más frecuentes, y pueden causarte bastante incomodidad.

A diferencia de las poco dolorosas y esporádicas contracciones Braxton Hicks del inicio de tu embarazo, estas pueden ayudar para que tu pelvis se suavice e incluso a que se dilate un poco.

En las semanas o días antes del parto las contracciones Braxton Hicks se pueden volver rítmicas, relativamente cercanas entre ellas e incluso dolorosas, lo que te puede llevar a pensar que estás en trabajo de parto. Pero a diferencia de las contracciones reales, estas no se hacen más largas, más fuertes ni se presentan en periodos más cortos.

Consejos para aliviar las contracciones de Braxton Hicks

Si estás a unas pocas semanas de dar a luz y las contracciones Braxton Hicks te están incomodando puedes tratar lo siguiente:

  • Cambia tu actividad o tu posición. Algunas veces caminar puede aliviarte un poco. En otras ocasiones descansar alivia estas contracciones, a diferencia de verdaderas contracciones que seguirán sin importar lo que hagas.
  • Toma un baño caliente para ayudar a tu cuerpo a relajarse.
  • Intentar tomar un par de vasos de agua, porque estas contracciones algunas veces pueden ser producidas por deshidratación.
  • Intenta algunos ejercicios de relajación o respirar despacio y profundamente. Esto no parará las contracciones Braxton Hicks, pero te pueden ayudar a sobrellevarlas.

Debes llamar a tu médico o a la matrona si aún no has alcanzado las 37 semanas y tus contracciones se están volviendo más frecuentes, rítmicas o dolorosas y si tienes alguno de los siguientes signos de trabajo de parto prematuro:

  • Dolor abdominal, como un calambre de los que tienes durante el periodo, o más de cuatro contracciones en una hora, incluso si no duelen demasiado.
  • Cualquier sangrado o manchado vaginal.
  • El incremento de cualquier emisión vaginal o el cambio del tipo de emisión, si se vuelve más líquido, mucoso o con sangre, incluso si es sólo de color rosa.
  • Incremento de la presión pélvica, que se siente como si el bebé estuviera empujando hacia abajo.
  • Dolor bajo en la espalda, en especial si es nuevo para ti.

Ante cualquier síntoma de los ya mencionados no dudes en ponerte en contacto con tu médico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here