Consejos para cuando el bebé comience a gatear

Etapa de gateo del bebé

El aprender a gatear para un bebé, es sumamente importante, ya que representa uno de sus primeros logros hacia el camino total de la independencia. Está claro que no todos los bebés pasan por la etapa del gateo, pero lo que impulsa a la mayoría de los lactantes a querer gatear es la enorme curiosidad que atraviesan por esta etapa, por lo tanto no se asombre, si de repente ve que su pequeño hijo, luego de dejarlo en el suelo con un sin fin de juguetes intenta alcanzar aquel que se encuentra más alejado, y comienza a intentar moverse balanceándose hacia él.

Ningún  bebé gatea de un día para otro, sorprendentemente primero, atraviesan una etapa en la que experimentan la sensación que les provoca su propio peso sin ayuda de nadie, y es acá cuando lo observaremos balanceándose apoyando las manos y las rodillas, en el piso, pero sin movimiento alguno. Esta es la primera etapa del gateo, que una vez madurado el sentido del equilibrio le permitirá desplazarse correctamente hacia donde el niño desee.

Seguridad para cuando el bebé comience a gatear

Cuando nuestro bebé comience a desplazarse por la casa, los padres debemos acondicionarla haciendo de ella un lugar bien seguro, más allá de lo estético.

La cocina es el lugar más peligroso de la casa para los bebés, debemos tener cuidado con los mangos de las sartén que dejamos al fuego, los cuchillos, la batidora, la freidora, y cualquier tipo de electrodomésticos que pudieran estar al alcance de nuestro hijo, al igual que los productos de limpieza que son sumamente peligrosos, siempre deben estar guardados bajo llave para que el bebé, comenzando a gatear, no tenga ningún tipo de contacto con ellos.

En cuanto a las descargas eléctricas, debemos recordar tapar todos los enchufes, a los bebés en esta etapa les resulta muy curioso esos agujeritos tan pequeños en los que meten los dedos sin pensarlo dos veces. También conviene retirar todos los adornos que pueden caerle encima, jarras, ceniceros, objetos de cristal, que son muy peligrosos, porque al romperse no solo pueden golpearlo sino que además pueden provocar severos cortes, y por supuesto, no hay que dejar cables desparramados por el suelo.

No debemos olvidar tampoco objetos delicados a su alcance, todo aquello que el bebé puede encontrar a su paso por el suelo, como agujas, tijeras, o cualquier pequeñez que se nos haya caído de alguna superficie más elevada, y aquellos objetos  que caídos de determinada altura puedan romperse lastimando al pequeño.

  • Recuerde que el piso es el lugar ideal para que el niño comience a practicar sus habilidades, No es necesario usar corralitos, porque allí estaríamos limitando su aprendizaje.
  • Podemos colocar juguetes a su alcance para que solo, intente llegar hacia ellos.
  • Su ropa en esta etapa debe ser sencilla y del talle adecuado, si le queda muy grande podría tropezarse.
  • Siempre que podamos, lo mejor es dejarlo descalzo, así sus pies se agarran al suelo con mayor firmeza y seguridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here