Manchas en la piel durante el embarazo

Cambios hormonales embarazo

Generalmente durante el embarazo hay grandes desórdenes hormonales que muchas veces implica alrededor del tercer mes de gestación la aparición de manchas, que se van acentuando hasta desaparecer después de tres meses nacido nuestro bebé.

Cambios y coloración de la piel en el embarazo

La coloración en la piel durante el embarazo, se conoce como máscara o paño del embarazo, y suele manifestarse con unas manchas uniformes de color café que suelen aparecer sobre todo en la zona de las mejillas, en la frente, la nariz o el labio superior y generalmente tiene cierta simetría o sea que aparece en ambos lados de la cara.

Estas manchas no duelen ni pican, y suelen aparecer en el segundo trimestre del embarazo y se acentúan en el tercero cuando los niveles de pigmentación por exceso de na hormona llamada melanoestimulante o MSH, alcanza sus niveles más altos.  Son absolutamente normales y no deben alarmar a la futura madre.

Estas manchas muchas veces en embarazos posteriores suelen reaparecer y en algunos casos no desaparecen, son muy comunes  y se cree que un 75 % de las futuras madres que están cursando un embarazo tienden a padecerlas. Esta hiperpigmentación de la piel responde como hemos dicho a cambios hormonales dado que los niveles de estrógeno y progesterona se incrementan y de esta manera se favorece una actividad de los melanocitos, que son las células que forman la melanina, que es la encargada de producir el pigmento de la piel y otras zonas, provocando así la aparición de estas manchas. Estas manchas se incrementan aún más si el embarazo es cursado en épocas de verano y la madre pasa largas exposiciones a la luz solar.

Para evitar este tipo de situaciones, es indispensable utilizar un factor de protección durante todo el año,  si bien las manchas aparecen más frecuentemente en mujeres trigueñas, que en las morenas y las rubias, es necesario ejercer cierto tipo de cuidados para evitarlas. En las mejillas y rostro reciben el nombre de melasmas, que son esas manchas parduscas que también suelen aparecer cuando nos exponemos al sol, aún sin estar embarazadas. Este tipo de manchas desaparece una vez concluido el embarazo, y para evitar que reaparezcan, es indispensable consultar con un especialista, que acorde a cada tipo de piel indicará cual es el mejor tratamiento.

Se pueden corregir cubriéndolas con correctores para manchas y en el caso que no desaparecieran luego del parto se puede recurrir a tratamientos cosméticos o dermatológicos específicos que en la mayoría de los casos no son necesarios porque se van solas luego del nacimiento del bebé.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here