Sueño infantil, cómo duerme el bebé

Fases del sueño

Antes de nacer los días del bebé estaban divididos en momentos de sueño y vigilia, a partir del octavo mes de embarazo incluso antes, sus períodos de sueño son exactamente igual al que todos experimentamos.

En los niños ocurren muchas cosas durante el sueño, asustarse, soñar, llorar, volver a dormir: Si observamos el desarrollo del sueño en los niños y sus fases encontramos información muy interesante.

El sueño forma parte de los ritmos biológicos imprescindibles para la conservación de la vida. Como otras funciones biológicas, dormir y despertar es un ciclo diario. Se sabe, que el sueño es un estado fisiológico complejo. Mientras el bebé duerme, sus células nerviosas varían su funcionamiento, también se producen variaciones en la regulación de sus funciones básicas, como temperatura corporal, secreción de hormonas, respiración y ritmo cardíaco.

Fases del sueño en el bebé

Hay dos tipos de sueño que todos tenemos cada vez que necesitamos dormir y descansar.

  • Sueño MOR : Esta es la fase en la que se sueña, los ojos del lactante se  mueven debajo de los párpados, que permanecen cerrados, como observando lo que va sucediendo en el sueño, en esta instancia, también pueden tener sobresaltos, dar patadas, moverse, hacer muecas, todas manifestaciones normales del sueño MOR
  • Sueño no-MOR:  Integrado a su vez por cuatro fases,  somnolencia, sueño ligero, sueño profundo y sueño muy profundo. A medida que el lactante va avanzando desde la somnolencia, hasta el sueño muy profundo, va reduciendo paulatinamente el movimiento de su actividad, su respiración se hace más lenta y pausada, y se vuelve silenciosa, de esta manera el bebé se encuentra prácticamente casi inmóvil, y sueña muy poco o no sueña.

Al principio su hijo dormirá como todo recién nacido entre períodos de tres o cuatro horas de duración, alrededor de dieciséis horas diarias, distribuidas entre las tomas de alimento. Cada uno de estos períodos incluirán cantidades relativas de ambos tipos de sueño.

En los niños pequeños las etapas del sueño profundo y vigilia son fáciles de distinguir, su diferencia se logra a medida que progresa la maduración del sistema nervioso central.

Los 3 primeros meses de vida,los recién nacidos “sueñan” más. Los recién nacidos son una excepción: A diferencia de los niños pequeños y los adultos, en los 3 primeros meses de vida los bebés caen primero en un sueño liviano. Por ello se despiertan fácilmente y a menudo después de dormirse.

Como parte de la maduración del cerebro y el crecimiento corporal de los niños tiene lugar mientras duermen, se hace evidente que las faces del sueño son muy importantes para el desarrollo y aprendizaje del bebé. Es por esto que los recién nacidos necesitan dormir el doble que los adultos, ya que es importante para desarrollar su sistema inmunologico.

Pasados dos o tres meses el orden cambiará, de tal modo que cuando sea mayor, su hijo pasará, por todas las fases de sueño no-MOR antes de entrar en sueño Mor. A medida que vaya  creciendo su sueño se hará cada vez más tranquilo.

A partir del tercer mes de vida el bebé cae primero en un sueño profundo, que aún no se organiza con las cuatro fases. Sin embargo, a partir del sexto mes el patrón de sueño ya está plenamente desarrollado y es similar al de los adultos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here