Llega la hora de abandonar el chupete

dejar chupete
No hay dudas en los poderes maravillosos del chupete para calmar a tu bebé irritable e incluso para la hora de dormir. Pero seguramente no te imaginabas que ese pequeño objeto se iba a convertir en algo así como el mejor amigo de tu hijo del que no se separa a ninguna hora y cuando ya llega la hora de que lo deje es todo un problema. Para eso te traigo algunos consejos para alejar a ese amigo de tu pequeño.

Haz que sepa a mal: Posiblemente haz escuchado ese remedio para evitar que alguien se muerda las uñas que consiste en ponerles algo que sepa mal para que se detengan. Pues esta clase de métodos también es recomendado para quitarle el chupete a un bebé. Usualmente los pediatras recomiendan adquirir un producto seguro que sepa mal para ponerle al chupete así como un poco de salsa picante. En muchos casos esto funciona.

Bótalo: Si tu hijo es lo suficientemente grande para entender los conceptos, bota su chupete o cámbialo por algo especial para así acabar con su adicción. Por ejemplo, le puedes decir que es necesario que regale sus chupetes para los nuevos bebés que están sin uno, o lo puedes convencer alrededor de navidad o reyes de que deje su chupete y que Santa Claus, los reyes o Jesús, se lo van a cambiar por un regalo.

Simplemente haz que lo deje: Tu eres la figura paterna del niño y tienes el poder de quitarle su chupete, al menos en teoría. Si tu piensas que la mejor estrategia con tu hijo es sólo decirle que no, debes seguirla. En estos casos lo mejor es quitárselo en un sólo momento y no regresárselo por más que lo pida, puedes explicarle que ya a su edad no es bueno tener un chupete y seguro con el tiempo ni lo recordará.

Quítaselo gradualmente: Un proceso lento y gradual podría ser lo mejor para tu hijo, tu sabrás porque eres la persona que más lo conoce. Puedes empezar con restringir el chupete a ciertas horas, como a la hora de ir a la cama, o en ciertos lugares como la cuna. Muchas madres aseguran que sólo le daban el chupete a sus hijos en ciertas horas y con el tiempo los niños ni lo piden.

Foto: jenn_jenn

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here