Lactantes y el Síndrome de muerte subita

Síndrome de muerte súbita lactante

Este es un tema en particular que preferiría no tocar, pero aproximadamente entre uno y dos de cada mil lactantes, muren mientras duermen, sin motivo aparente, entre la cuarta y la decimosexta semana de vida.

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) se define como la muerte repentina e inesperada de un niño menor de un año aparentemente sano. También se le conoce como síndrome de muerte súbita infantil, muerte en cuna, muerte blanca. Generalmente se encuentra muerto al bebé después de haberlo puesto a dormir, no mostrando signos de haber sufrido.

Estos bebés generalmente no presentan síntomas de malos tratos, ni de alguna enfermedad y lamentablemente la autopsia no permite identificar la causa de estos lamentables fallecimientos, por este motivo es que se lo llama en estos casos»Síndrome de muerte súbita del lactante o Muerte en la cuna».

Este tipo de muerte se dá más durante la época de invierno y entre niños de sexo masculino que tuvieron poco peso al nacer.Los niños prematuros, los que cuentan en su historial familiar con este tipo de patológicas, hijos de madres fumadoras son los que corren mayores riesgos.

Hay muchisimas teorías que intentan explicar este síndrome, pero ninguna de ellas ha sido validada, las infecciones, la alergia a la leche, la neumonía y los malos tratos han sido descartados como posibles causas. La teoría que actualmente cuenta con más defensores la  es que postula cierto retraso en la maduración de los centros de activación del cerebro de algunos niños, que provocaría paros respiratorios en ciertas circunstancias.

Aparte del sentimiento de tristeza y amargura que muchos padres sienten cuando pierden un hijo por este síndrome, se sienten culpables y se vuelven extremadamente protectores, tanto con los hermanos mayores, como con los bebés que vienen más adelante.

Existen recomendaciones importantes para reducir la probabilidad de muerte súbita:

  • No se debe acostar al niño boca abajo. La postura recomendada es boca arriba, siendo la postura lateral menos recomendada.
  • Se debe acostar al niño sobre colchón firme, evitando almohadas, cojines o cubrecamas acolchados.
  • Evitar el calor excesivo. La habitación debería estar entre 18 y 20 grados centígrados.
  • El bebé debe estar en un ambiente sin humo.
  • La lactancia natural disminuye los riesgos de SMSL.
  • Es preferible que el bebé use chupete. Un estudio del año 2005 indica que el uso de un chupete está relacionado con un 90% de reducción en el riesgo de SMSL. Se ha especulado que la superficie sobresaliente del chupete mantiene el rostro del bebé despegado del colchón, lo que reduce el riesgo de asfixia.
  • El colecho disminuye el riesgo de SMSL. James McKenna, antropólogo de la Universidad de Pomona, ha estudiado el SMSL en diversas culturas concluyendo que el riesgo es hasta diez veces mayor en las culturas en las que los niños no comparten lecho con los padres.

Si nota que su hijo tiene respiración diferente a la normal , se pone de color azul y presenta síntomas de asfixia, no dude en consultar rápidamente al pediatra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here