El almuerzo y el sobrepeso infantil

El almuerzo, después del desayuno es una de las comidas más importantes del día, por lo tanto es muy necesario que los niños no los salteen, y los realicen correctamente para evitar el temido sobrepeso.

Un buen almuerzo debe constar; de una ensalada, verduras, legumbres, arroz, pastas, sopa o caldo.

Seguramente el niño proteste al momento de tener que comer verduras, pero el secreto de eso, es no repetir comidas y apelar a la imaginación para transformar los vegetales en ricos platos como tortillas, albóndigas, purés y llegar a un acuerdo de que si él come las verduras, un día de la semana podrá comer su comida favorita.

Lo ideal en el segundo plato del almuerzo es una buena porción de carne, pescado, o pollo, huevo y por último algún postre, que puede ser fruta o alguna variedad de postres lácteos.

Todo ésto debe ser acompañado por un trozo pequeño de pan, que se puede intercalar con pan integral para aportarle fibras a la dieta del pequeño, y el éxito de una buena alimentación infantil, consiste en realizar almuerzos variados.

Por ejemplo, un plato con un bife de carne, pollo o pescado, combinado con ensalada, o preparados de verduras, patatas y cereales, y para finalizar el postre.

Cabe destacar que no es necesaria demasiada cantidad, sino la buena elección y la calidad de los alimentos que les brindamos para un mejor desarrollo y una vida saludable, sin excesos de peso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here