Desventajas de quedar embarazada a los veinte

Tal vez una de las edades más difíciles para tener hijos, en cuanto asuntos relacionados con la carrera y la economía, es entre los veinte y los treinta años, porque a esa edad tanto hombres como mujeres aún se encuentran decidiendo que es lo que quieren hacer en el futuro, así como decidiendo sus carreras vocacionales. Pero estas no son las únicas razones por las que muchas personas deciden aplazar a sus hijos para otra edad.

Un hijo a esta edad puede ser algo muy bueno para algunas parejas jóvenes, pero también puede ser difícil para otras. Todo se debe a que estas parejas no tienen la experiencia suficiente para saber que esas dificultades de los niños recién nacidos no van a durar durante mucho tiempo y las madres jóvenes son más propensas a sentirse deprimidas y como si la situación fuera mucho para ellas, además que sus parejas se pueden llegar a sentir abandonadas.

Muchas parejas que tienen entre veinte y treinta años, no se sienten preparadas para hacer los sacrificios que requiere el tener un bebé y es por este motivo que los expertos aseguran que los niños hijos de madres jóvenes son más propensos a tener problemas de comportamiento que aquellos que son hijos de mujeres más mayores; y esto se debe principalmente a la falta del desarrollo de las habilidades como padres de sus progenitores.

Y es que esas habilidades que se requieren para criar un hijo con éxito se van desarrollando a medida que pasa el tiempo porque cuando se tienen jóvenes hace falta un poco de perspectiva y de sabiduría. Y a medida que va pasando el tiempo, se tiene una mayor aceptación para hacer los cambios que ese hijo requiere y claro que se pueden extrañar ciertas cosas, como salir de fiesta con las amigas, pero no tanto como cuando se tienen veinte años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here