Adaptar el baño a las necesidades de tu hijo

Un baño de adultos puede ser un lugar muy intimidante para los niños que todo lo ven mucho más grande y amenazante para él. Es por esto que puedes, y tal vez debas, hacer algunos cambios para que tu niño se sienta más a gusto entrando en el y utilizándolo, al tiempo que sea también bueno para ti. Una de las cosas principales que debes comprar es un asiento del tamaño de él o un orinal.

El inodoro es un lugar que asusta a la mayoría de las niños, así que si tu niño se rehusa a utilizarlo lo mejor es que le compres un orinal, así se sentirá en control de la situación. Pero si tu hijo, por el contrario se siente atraído por el inodoro, puedes comprarle una silla de esas que hacen que la abertura sea más pequeña, para que así sea más cómodo para él sentarse allí. También te recomiendo que escojas una que tenga agarraderas, así tu niño se sentirá más seguro sentándose allí.

Algunos de estos asientos incluso están rellenos de agua para que tu niño lo sienta suave cuando se siente y tienen música que suena cuando es utilizado. Algunos otros tienen una pequeña escalera para que tu hijo no tenga problemas en alcanzar el inodoro, que también puedes utilizar como un pequeño banco para que tu hijo alcance el lavamanos para lavarse las manos después de utilizar el baño y hasta para lavarse los dientes.

La mejor edad para que empieces a comprar el orinal, bacinica o el asiento especial para niños para poner en el inodoro, es de dieciocho meses. Sin embargo, te recomiendo que lo compres antes y lo pongas en el baño con anticipación, así tu hijo todavía no lo utilice, así se irá acostumbrando cada vez que vaya al baño ya sea porque tu lo llevas o porque quiere lavarse las manos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here