Consejos para alimentar un bebé prematuro

Cuando tienes un bebé prematuro que aún no se puede alimentar por si mismo, uno de tus mayores retos será el de estimular y mantener la cantidad de leche que produces, porque cuando no puedes estar cerca a tu bebé para que se alimente, la producción de leche no es igual y para cuando ya tu bebé crezca un poco, seguramente no tendrás suficiente para alimentarlo eficientemente.

La mejor forma de hacer esto es que en el hospital te enseñen a utilizar una bomba o una mamadera con doble espacio para almacenar tu leche. Y ya cuando tu bebé salga del hospital, tal vez quieras rentar una de estas bombas por unas cuantas semanas para que la utilices en casa, por lo menos hasta cuando te asegures de que tu bebé se está alimentando lo suficiente.

Otro reto que tendrás que afrontar para alimentar a tu bebé prematuro, es ya cuando le estás dando directamente del pecho para que aprenda a succionar adecuadamente. Esto porque la mayoría de bebés no desarrollan el reflejo de succionar, tragar y respirar, que es el más importante a la hora de comer sino hasta la semana 32 dentro del útero, lo que es difícil de calcular para un bebé prematuro.

En cuanto a la cantidad de comida que le debes dar a tu bebé prematuro, intenta hacerlo inicialmente por lo menos cada tres horas para que complete ocho comidas cada 24 horas. Claro que este esquema es muy flexible y cuando ya reconozcas los sonidos y las señales que te da tu bebé, si crees que tiene hambre antes, intenta que coma. También está muy bien que lo despiertes para darle de comer, porque de hecho esto ayuda a que desarrolle más rápidamente su instinto de succionar.

Foto: Gracias a Raphael Goetter

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here