Los bebés también pueden padecer de estrés

Hoy en día no es extraño oír hablar del estrés y aunque parezca mentira, los bebés también pueden llegar a padecerlo. La razón se debe al estilo de vida inadecuado por parte de los padres, las exigencias, las necesidades y el estatus social que ambos deben alcanzar.

El estrés en un bebé se puede producir antes del nacimiento, a través de los vasos de la placenta, ya que mediante ella se traspasan las hormonas de activación de ésta patología si es que su madre la padece. También puede estresarse en el momento del parto, justamente por toda la actividad que se lleva a cabo o bien en su nacimiento.

Las causas más frecuentes que producen estrés en un bebé son:

  • Algunas enfermedades, entre las cuales destacaremos los cólicos del lactante, que generalmente aparecen los primeros meses y que no le permiten con correcto y absoluto descanso.
  • La falta de cuidados y atención, que ponen a la criatura en su lugar indefenso, cuando los padres no cuentan con el tiempo suficiente para estar junto a él.
  • Factores ambientales, ruidos intensos, aislamiento, soledad, y oscuridad.
  • Mala alimentación, inadecuada o insuficiente.
  • Ambiente familiar, falta de afecto, falta de cariño, discusiones constantes por  parte de sus progenitores, incomunicación y abandono.

Parece increíble destacar, factores como los familiares, pero muchas veces cuando un bebé no es buscado o deseado por ambos padres, suele ser muy natural que éstos mismos sucedan, en esos casos es necesario buscar siempre la ayuda de un profesional, por el correcto desarrollo y cuidado del pequeño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here