Qué es un parto vaginal rutinario

parto vaginal

En un parto vaginal rutinario, la primera visión que tendrá de su hijo será la coronilla, en cuanto salga la cabeza, el obstetra, succionará la nariz y la boca de su bebé, y este tomara la primer bocanada de aire, por el contrario de lo que se hacia antes, no hace falta que nadie le pegue en las nalgas o le dé una cachetada para que el empiece a respirar, ni tampoco es imprescindible que llore, muchos bebés al nacer, hacen su primera inspiración sin soltar el llanto.

Completada la parte más difícil del parto, suele haber una pausa antes del último empujón, que permite que el resto del cuerpo del bebé, mucho más estrecho que la cabeza , salga al exterior y sea recogido por los brazos del doctor, para luego entregárselo a la madre.

Aunque haya visto muchas fotos de bebés recién nacido les aseguro que la primera mirada de vuestro hijo es incomparable con nada, él mirará con mucha curiosidad, estará sumamente alerta y será muy receptivo a la voz de su madre, al primer contacto y a su calor. Es importante que aproveche este momento que solo durará unas horas, para acariciarlo, hablarle y contemplarle, ya que acaba de llegar al mundo.

Muchas veces al nacer el bebé, puede estar recubierto por una sustancia cremosa denominada Vérnix, ésta es una cubierta protectora que se produce al final del embarazo por las glándulas sebáceas del feto, también puede estar impregnado de líquido amniótico, además si en el parto ha habido episiotomía,(corte quirurgico) o rotura de tejidos de la zona vaginal, es posible que el niño nazca cubierto de sangre, y su carita y piel, pueden estar bastante arrugadas, debido a la presión del parto y la humedad.

Las proporciones de su bebé, realmente serán sorprendentes, resulta increíble que un bebé sea tan pequeño y que al pasar de los años su desarrollo físico lo lleve a dimensiones que nos hacen cuestionar si realmente ha estado dentro del vientre, preguntándose, como es posible que su cabeza haya pasado por usted, esto es normal, la  cabeza del bebé puede amoldarse a los contornos del canal del parto, y es lo que hace a veces que demore unos días en volver a su tamaño ovalado normal.

También es posible que la piel de su hijo tenga al principio un tono ligeramente azulado pero irá volviéndose rosada a medida que su respiración se normalice. Sus manitas y pies están fríos y es posible que continúen así por varias semanas, hasta que el bebé se adapte a la temperatura ambiental.

Los bebés pequeños suelen respirar irregularmente y muy rápido, esto no debe preocuparle es completamente normal los días inmediatos al parto. Recuerde evaluar todas sus dudas con su médico de confianza.

Foto: Gracias a nagobe

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here