Las congestiones nasales y los lácteos

Algunos niños entre los doce y los veinticuatro meses sufren de congestiones nasales que pueden estar asociadas a alergias menores como una rinitis alérgica, que es la que sucede cuando se exponen al frío de las mañanas o de las noches, al polvo cuando estás limpiando la casa y hasta a los pelos de las mascotas que tienes. Algunas madres tienen la creencia que eliminando los lácteos harán que esta sensación mejore.

Para muchos expertos es muy controversial la idea de que se deben cortar esta clase de alimentos para evitar las congestiones nasales de tu hijo. En general, alrededor de un tercio de los médicos pediatras tienen la creencia de que los productos lácteos como son los quesos, la leche y los yogures, entre algunos otros, pueden causar o agravar la congestión de un niño que ya tiene su nariz tapada.

Sin embargo, no existe una evidencia científica que apoye esta idea. Toda esta teoría se basa en que algunos doctores creen que los niños entre los doce y los veinticuatro meses, que son en especial más propensos a sufrir de congestiones nasales que pueden llegar a ser muy incómodas para ellos, pueden ser intolerantes a la lactosa, lo que estaría causando los síntomas.

Así que si tu hijo sufre de congestiones, no pierdes nada en dejar de darle por unos pocos días productos derivados de la leche de vaca, y si no ves algún cambio en los síntomas de tu hijo es que son causados por otra cosa que debe saber el doctor. Si por otro lado, sus congestiones mejoran, entonces puedes intentar darle leche de fórmula de soja, que es tan buena como la de vaca y cuesta alrededor del mismo precio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here