Parto prematuro ¿Qué debemos saber?

Cuidados del bebé prematuro

Entre  cinco y seis de cada cien recién nacidos, suelen ser prematuros. Estos niños nacen antes de que estén físicamente preparados para abandonar el útero de la madre, y a veces suelen tener problemas. Por este motivo los niños prematuros reciben atenciones y cuidados médicos especiales inmediatamente después del parto.

El bebé prematuro y sus cuidados

Dependiendo de lo que se haya adelantado el parto, es posible que el pediatra consulte con otro más capacitado,(neonatólogo), que se especializa en cuidados intensivos de bebés prematuros, para determinar si necesita tratamiento especial y en caso de ser así cual será el tratamiento a seguir.

Si su hijo nace prematuro es posible que no tenga el aspecto ni el comportamiento propio de un bebé a término. Mientras que un bebé a término promedio pesa unas 7 libras al nacer un bebé prematuro puede pesar 5 libras e incluso muchas veces menos. Cuanto más se adelante, más pequeño será el bebé, más grande parecerá su cabeza, y mas pequeño el resto del cuerpo. Con tan poca grasa al nacer un bebé prematuro su piel parecerá más fina, casi transparente, dejando entrever las venas que pasan por debajo.

Sus rasgos serán más  perfilados que los de un recién nacido a término y probablemente no estará impregnado con Vérix, la capa cremosa que suele recubrir el cuerpo del recién nacido a término, puesto que ésta se produce cuando el embarazo esta bien avanzado. Puesto que carece de esta capa de protección de grasa, un bebé prematuro se enfriaría si se deja a temperatura ambiente, por este motivo inmediatamente después del nacimiento lo colocarán en una incubadora , para regular su temperatura, y se lo trasladará a la sala de cuidados especiales.

A veces los niños prematuros lloran muy bajito si es que lloran, y pueden tener problemas para respirar, esto es porque su sistema respiratorio aún no está lo suficientemente maduro. Si el parto se adelanta más de dos meses, las dificultades respiratorias del bebé pueden ocasionarle grandes problemas de salud, ya que es posible que no llegue suficiente oxígeno a los órganos de su cuerpo. Para evitar que esto ocurra, los bebés prematuros siempre están bajo estricto cuidado médico, y de precisarlo se utiliza un sistema de respiración asistida.

Las madres que pasamos por esta experiencia, sabemos que es doloroso, más allá de los miedos, que se lleven a nuestro bebé a la sala de cuidados especiales, ya que no estará con nosotros en la habitación, no podremos estrecharlo en nuestros brazos, ni tenerlo con nosotras en la habitación.

Lo mejor que podemos hacer en estos casos, es solicitar que nos permitan inmediatamente se pueda estar cerca de el, ir a la sala de recién nacidos, si no se lo dejan tocar, simplemente acariciarlo, tocándolo a través de la puerta de la incubadora, y darle  el pecho siempre que sea posible o extraiga su leche para que lo alimenten, esto ayudara a la producción de leche para cuando le den a su bebé.

Cuanto más participe en el proceso de recuperación del bebé, y más contacto tenga con él, durante estos momentos, mejor se sentirán ambos, y más rápida será la recuperación. Si tiene dudas sobre como hacerlo recuerde que el pediatra estará al tanto de como irá evolucionando el bebé y será el que mejor pueda guiarla.

1 Comentario

  1. si lo prematuros son niños muy delicados y son de mucho cuidado estos niños son bebes que les piden miima manipulacion porque cualquier cosa los infecta por sus bajas defensas . los prematuros la mayoria los alimentan por leche para prematuros o mejor con leche materna pero ordeñandosela paradarsela albebe con un buena acepciade la madre me encanta este tema

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here