Cuando debemos consultar al pediatra

Consultar al pediatra

Hemos venido hablando de como se irá desarrollando nuestro bebé, de que al llegar casi al año adquiere cierta individualidad, pero aún es demasiado pequeño para separarse del todo de sus padres. También comentamos sobre los cuidados que necesitamos tener cuando lo dejamos por primera vez  en la guardería o con su niñera, y de aquellas actividades a realizar pasa estimularlo.

El niño va aprendiendo muchas cosas en todos los aspectos que nutren su desarrollo de manera saludable, pero deberíamos tener en cuenta si se presentaran algunos de estos síntomas, llegado los 12 meses y de ser así, consultarlo con nuestro pediatra.

Es imposible determinar con exactitud cuando le bebé dominará completamente todas sus habilidades.

Motivos por los que debemos consultar al pediatra

  • El bebé bajo ningún tipo de estimulo aún a comenzado a gatear.
  • Si gatea, lo hace arrastrando un solo lado de su cuerpo, por más de un mes.
  • No se aguanta el propio peso cuando se le coloca de pie, aún cuando se los sostiene.
  • No presenta  interés por estímulos tales como los de las escondidas, o cuando se esconden objetos en su presencia y no atina a buscarlos.
  • No dice ninguna palabra o sílaba aislada (como ma-ma, o pa-pa, o ta-ta).
  • No aprende a utilizar gestos como saludar con la mano o negar con la cabeza.
  • No señala objetos, ni dibujos, ni le llaman la atención las fotos.
bebe en el pediatra
Cuando debemos consultar al pediatra

Debemos tener en cuenta  tres indicadores fundamentales para detectar si nuestro bebé tiene problemas y realizar las debidas consultas con el pediatra.

  1.  Sujeción de la cabeza: Al rededor del primer trimestre, nuestro bebé tiene que haber conseguido de alguna manera poder sostener solo su cabeza. Para ello podemos hacer la siguiente prueba: Sujetando al niño, de forma que mantenga la cabeza en línea con el tronco, inclinamos el cuerpo hacia uno de los lados, a continuación lo enderezamos nuevamente y si él vuelve a alinear la cabeza con el tronco por sí mismo , su evolución es la correcta.
  2. Alteraciones en el tono muscular: A partir del tercer mes debemos prestar atención a su musculatura, y verificar si tiene los músculos demasiados rígidos o demasiados flojos, sus movimientos serán bastante imprecisos. Cuando estén rígidos, no realizará una coordinación suave, y por el contrario cuando estén excesivamente flojos, su movilidad se limitará considerablemente por falta de fuerza. Este defecto tiene mucha más importancia si se mantiene en el niño pasados los 6 meses de edad.
  3. Diferencia de movilidad lateral: A partir del tercer mes, las madres debemos comprobar que es capaz de desarrollar las mismas habilidades con un lado del cuerpo como con el otro, para esto es necesario que pueda alcanzar los objetos con la misma facilidad con una mano como con la otra, y de esta manera comprobar que existe simetría en la habilidad corporal.

Eso no quiere decir que nuestro pequeño hijo tenga dificultades, porque cada una de las habilidades adquiridas en su desarrollo, llevan un tiempo de maduración, pero si es una pequeña guía a la que deberíamos prestar atención para realizar la consulta pertinente.

Ante la menor duda, consulte con su pediatra de confianza.

  • NOTA: Este post Ha sido editado  para mejorar la calidad de su contenido…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here