Madres que trabajan y la posibilidad de una lactancia exitosa

Muchas mujeres han pospuesto la maternidad para priorizar sus carreras profesionales, por lo que cuando toman la decisión y tienen un hijo ya han conseguido logros laborales y ascensos que no están dispuestas a perder con la llegada de un bebé.

Las licencias por maternidad son cortas, lo que hace que la vuelta al trabajo coincida muchas veces con el periodo de lactancia materna. En estos casos, las madres deberán pensar en algunas cuestiones antes de regresar a la rutina diaria si se quiere continuar con el amamantamiento.

Para ello, es preciso contar con la ayuda de quien vaya a cuidar del niño en su ausencia, quien podrá darle leche materna en biberón, que previamente puede extraer con un extractor de leche.

Estas prácticas deben comenzar unos días antes del retorno al trabajo, a fin de asegurarse que el niño logre una buena adaptación y se alimente correctamente. Cuando se lleven a cabo estos ejercicios, la mujer debe procurar no estar en el mismo cuarto, ya que al sentir la presencia de la madre el menor rechazará el biberón de manera inmediata.

La cantidad de veces que el niño deberá ser alimentado en ausencia de la madre, dependerá del horario de trabajo y de la edad del bebé. Las mismas pueden variar entre una o dos, las que pueden ser reemplazadas por leche en biberón.

En este caso, la mamá podrá extraerse leche y dejársela en un recipiente apto hervido previamente. Guardada en la nevera, la leche es apta hasta 24 horas.

Si la cantidad que el cuerpo genera, cuando el amamantamiento se interrumpe, no es suficiente puede utilizarse también una fórmula líquida o en polvo, como complemento.

En conclusión, una lactancia materna exitosa también es posible en estas situaciones, aunque requiera de ayuda extra, buena predisposición, contención médica, que le ayude a evacuar todas las dudas, y  apoyo emocional y afectivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here