Hipertensión arterial en el embarazo

Suele suceder que durante el embarazo muchas mujeres sufran de hipertensión arterial, algunos casos que acuden de emergencia a los centros hospitalarios se deben a que la futura madre esta padeciendo de hipertensión arterial de tipo aguda, pudiendo tener terribles consecuencias como sufrimiento fetal, desprendimiento prematuro de la placenta y problemas renales en la madre.

Si esta condición no es tratada a tiempo y con los medicamentos adecuados puede llegar a causar la muerte de la madre o del feto,  el 10% de las mujeres  están propensas a padecerlo, pero cualquiera puede presentarlo. Cuando la mujer esta gestando, la presión arterial disminuye, sobre todo en los primeros tres meses. La hipertensión arterial se presenta de tres maneras distintas: hipertensión crónica, Preeclampsia-Eclampsia, Preeclampsia sobre impuesta e Hipertensión Transitoria.

La hipertensión crónica, es la que esta presente y puede verse antes del embarazo, puede diagnosticarse desde inicios de la gestación y puede durar hasta 42 días después de haber dado a luz.

La Eclampsia son las convulsiones que ocurren de la encefalopatia hipertensiva cuando se tiene preeclampsia y sucede en una de cada 2000 mujeres parturientas, estas convulsiones pueden estar acompañadas de hiperirritabilidad y dolor epigástrico.

La Preeclampsia, es el aumento de la presión arterial con edemas y suele aparecer luego del segundo trimestre de embarazo. La presión diastolica y sistolica asciende. Quienes son mas inmunes a tener esta condición son las mujeres que tienen diabetes, obesidad, hipertensión crónica o antecedentes familiares.

Otra enfermedad propia del embarazo es la Hipertensión Transitoria, apareciendo en las primeras horas después del parto, y muy común en mujeres que ya han sido madres antes.

Es recomendable realizarse estudios y análisis para dar a conocer si se padece y cual es la mejor forma de manejarla. Debe haber un control medico constante durante los meses de gestación y no se debe consumir medicamentos que no han sido recetados por el especialista. Es necesario que se evite el consumo de alcohol y tabaco en estos meses y si la presión alcanza o pasa los niveles de 100 mmHg de presión distolica, se debe acudir al medico para recibir el tratamiento antidepresivo y farmacologico que se necesite.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here