El comportamiento de un niño tímido

Timidez en niños

Antes de tildar a nuestro hijo de tímido, debemos reconocer cuales son las características de este tipo de personalidad, si no le gusta socializar con otros niños, si todo le da vergüenza, sobre todo cuando alguien se dirige a él o lo corrige, si le dan temor las cosas y descubrir el mundo que lo rodea, y se inhibe ante cambios de rutina.

Perfil de un niño tímido

Al bebé o niño tímido, le asustan mucho las situaciones y personas nuevas, antes de decidirse a participar en una actividad grupal se mantienen al margen un buen rato observando y esperando. Si les gusta entonces acceden.

Si bien responde a cierto grado de timidez, este tipo de situaciones responden a que a nuestro hijo tal vez no es que no le guste jugar con otros niños, sino que prefiere jugar solo, tengamos en cuenta que hasta los dos o tres años, son muy solitarios y no les gusta compartir ni actividades, ni compartir lo que es de ellos.

A este tipo de niños si se los fuerza a probar algo nuevo, se resisten y cuando se les presenta una persona desconocida, se pegan literalmente a las faldas de la madre. Para aquellos padres que desean fomentar la independencia y la  sociabilidad en sus hijos, este comportamiento puede resultar muy frustrante. Pero si lo forzamos o ridiculizamos, lo único que obtendremos es que nuestro pequeño hijo se sienta aún mucho más inseguro.

Todos estos signos parecen responder a la personalidad de un niño tímido, pero muchas veces no lo son, a esta edad es muy natural que se sientan miedosos, vergonzosos, y no son muy sociables, los padres no debemos forzarlos, sino reconocer positivamente sus actitudes, y ayudarlo a valorarse a sí mismo, de esta manera poco a poco se irán derribando esas barreras que hasta los 3 años, seguramente nos demuestren que parece completamente tímido, aún cuando no lo es.

En estos casos la mejor solución es permitir que el niño vaya a su propio ritmo, dándole el tiempo que necesite para adaptarse a las situaciones nuevas, dejándola que sostenga nuestra mano en los momentos en que necesite el apoyo de sus padres. Si usted está a la altura de la circunstancia, los demás serán menos propicios a ridiculizar al niño y este podrá adquirir la seguridad que le hace falta. De todos modos si su hijo continuara comportándose tímidamente durante mucho tiempo, consúltelo con el pediatra, y el podrá brindarle la información necesaria acorde a la personalidad de su hijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here