Diagnóstico y tratamiento para un embarazo extrauterino

El embarazo ectópico es una patología que se presenta en uno de cada cincuenta embarazos. Esta complicación debe ser diagnosticada de manera temprana a fin de un tratamiento rápido y eficaz que preserve la salud de la mujer.

Estudios para confirmar diagnóstico

En los últimos años la medicina cuenta con una serie de estudios y posibilidades que permiten detectar este tipo de embarazos precozmente:

  • Un análisis de sangre para verificar el nivel de la gonadotropina coriónica humana (HCG), una hormona producida durante el embarazo. Si está los suficientemente alta como para sugerir que hay embarazo, pero no corresponde  a la etapa de gestación, puede tratarse de un embarazo extrauterino.
  • Tacto vaginal: Mediante este sencillo control, el especialista puede verificar si  el área vaginal es muy sensible o si existe un bulto o una trompa de Falopio inflamada.
  • Una ecografíaA través de este estudio se puede distinguir la presencia de un embrión en la trompa de Falopio, es decir por fuera del útero. Sin embargo, por lo general, el embrión habrá muerto al principio del proceso y será demasiado pequeño para que lo encuentre el médico. Sin embargo, con esta práctica se puede notar la inflamación de una trompa o ver coágulos y tejidos que hayan quedado del embrión.

Posibles tratamientos

Los diferentes tratamientos dependerán de la rapidez y claridad del diagnóstico, del tamaño del embrión y de las técnicas disponibles.

Si el embarazo extrauterino esta comprobado y el embrión es aún pequeño, se puede administrar el medicamento metotrexato, que interrumpe el embarazo al impedir el crecimiento de las células de la placenta. Si por el contrario, el embarazo está muy avanzado, la opción disponible es una cirugía, la cual generalmente, y de acuerdo al estado clínico de cada paciente es realizada a través de un procedimiento denominado cirugía laparoscópica, la cual puede contemplar no más de una semana de recuperación.

En los casos más complicados se debe recurrir a una cirugía abdominal mayor, la cual necesita de aproximadamente seis semanas para la recuperación total.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here