El sexo durante el último mes de embarazo

El sexo durante el embarazo debe ser desarrollado con naturalidad, a menos que existan contraindicaciones médicas que lo desaconsejen. Sin embargo, en lo que respecta a su práctica en el tercer trimestre existen puntos de vista muy diferentes. Mientras que algunos especialistas recomiendan la búsqueda de nuevas posiciones, para que la mujer pueda sentirse cómoda aún con una barriga prominente, otros aseguran que las contracciones uterinas que acompañan el orgasmo pueden provocar un trabajo de parto prematuro.

Los médicos que se encuentran a favor sostienen que practicar sexo durante las últimas semanas puede ser muy útil para modificar el cuello del útero e inducir el parto, como consecuencia del  efecto de la prostaglandina, una hormona contenida en el líquido seminal del hombre.

En este periodo, además el diafragma se eleva y oprime un poco los pulmones, lo que dificulta la respiración, y este síntoma de ahogo y agitación puede resultar muy molesto al momento de las relaciones sexuales.

En general, en el último mes la embarazada sufre de dolores de espalda, ciática, hinchazón de las piernas, además de miedos y ansiedades por la cercanía del parto,  todos factores que disminuyen notablemente el deseo sexual.

En ciertas ocasiones, después del sexo se puede presentar una ligera pérdida de sangre. Esto se debe a que en algunas mujeres la cabeza del niño ocupe la parte alta de la vagina, y al producirse la penetración el pene puede tocar el cuello del útero, mucho más vascularizado y frágil. Esto no representa ningún tipo de gravedad pero puede causar preocupación e incertidumbre.

En todos los casos, debe ser un tema conversado en pareja, ya que,  especialmente en esta etapa de la gestación, la mujer se encuentra más vulnerable y las molestias físicas que le provocan los cambios corporales pueden provocar angustia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here